“En términos de contenido nutricional, una cucharada de chía es como un licuado de salmón, espinaca y hormonas del crecimiento humanas” Christopher McDougall

Por más pequeñas que veas las semillas de chía y aunque suene díficil de creer, contienen una gran cantidad de Omega-3, 6 y 9, proteína, calcio, hierro, zinc, fibra y antioxidantes.

 

 

Historia

Salvia hispánica, aquella planta con pinta de salvaje con flores moradas, también conocida como Chía, es originaria de nuestro México y fue cultivado por los aztecas y los mayas en la época precolombina. La chía era uno de los cuatro alimentos básicos de estas civilizaciones junto con el maíz, el amaranto y los frijoles.

Los Mayas hacían ofrendas de estas semillas a los dioses en agradecimiento por las cosechas. En dialecto "nahuatl", la palabra "chiactic" significa aceitoso o grasoso y el nombre Chiapas, actual estado al sur de México, significa “agua de chía”.

La chía era fuente de energía para travesías prolongadas y alimento para los guerreros, por eso es conocida como el alimento de las caminatas. La leyenda dice que un guerrero azteca podría sostenerse por un día en la batalla con sólo una cucharada de semillas de chía.

La conquista española casi acabó con semillas de chía, ya que se convirtió en un alimento prohibido debido a su uso en la religión y la cultura azteca.

Sin embargo, el cultivo resistente sobrevivió y fue cultivado por los indios tarahumaras de México central. Éstos son conocidos por su capacidad para correr un centenar de kilómetros al día, sostener a sí mismos en las semillas de chía.

Hoy en día, las semillas de chía están creciendo en popularidad entre atletas, personas con un estilo de vida activo y que cuidan su salud.

 

 

Beneficios

La chía destaca por su alto contenido en aceites saludables, pero es también una fuente de otros nutrientes de gran importancia para la salud como antioxidantes, proteínas, aminoácidos, vitaminas, minerales y fibra. Podemos decir que las semillas de esta planta son un superalimento, es decir, un alimento completo.

La chía contiene:

Posee más antioxidantes que los arándanos. Entre estos destacan el ácido clorogénico, el ácido cafeíco, la miricetina, la quercitina, el betacaroteno (vitamina E) y el tocoferol (vitamina E).

Además al consumir chía:

Tendrás una sensación de saciedad y aportas a tu cuerpo aminoácidos esenciales (Fenilalanina, Metionina, Histidina, Triptófano, Treonina, Leucina, Isoleucina, Lisina, Valina).

La chia es la fuente vegetal con más alto contenido en Omega-3.

DISCLAIMER: La información contenida en esta web tiene un caracter informativo y/o divulgativo. No puede ser considerada en ningún caso como sustitutiva de la prescripción, diagnóstico o tratamiento médico. Si tiene cualquier enfermedad o dolencia le recomendamos que consulte con un profesional de la salud (médico, naturópata, dietista, fitoterapeuta... ). No superar la dosis diaria recomendada. No utilizar como sustituto de una dieta equilibrada.